Skip to main content

*NOVEDAD* La forma más fácil de publicar música 🎵

¡Haz que tu música se escuche!
iMusician logo
Todos los artículos del blog

Consejos DIY para grabar instrumentos acústicos

Comparte este artículo en
DI Yaccoustic Instrument Cover

3 claves para conseguir tú mismo grabaciones de calidad con instrumentos acústicos.

La grabación de instrumentos acústicos por tu cuenta puede parecer una tarea desalentadora, especialmente si nunca lo has hecho antes y estás grabando estilo DIY (hazlo tú mismo). Para empezar, necesitarás un equipo básico de al menos un micrófono, un interfaz de audio, un preamplificador y un DAW. A continuación, debes adoptar una fórmula con tres claves para tu proyecto de grabación: conocimiento sobre micrófonos, colocación y calidad de la señal.Cuando comprendas la relación entre estos tres aspectos, tendrás una base para capturar lo que necesitas de un instrumento acústico, incluso con equipos simples o baratos, y en la mayoría de ambientes. Cuanto más investigues sobre estos temas, mejor preparado estarás. Esta fórmula es un proceso de ensayo y error experimentando con diferentes micrófonos en varias posiciones, ajustando sus niveles hasta que encuentres el sonido que deseas. Este proceso de seleccionar los micrófonos, su posicionamiento y encontrar los niveles adecuados es un arte que debe ser abordado con paciencia.

Conocimiento sobre micrófonos

Hay muchos tipos diferentes de micrófonos que pueden utilizarse, pero un detalle importante para entenderlos es el del patrón polar. El patrón polar es el espacio tridimensional alrededor de la cápsula, en el que el micrófono es más sensible al sonido. Este patrón muestra el punto por el que el micrófono puede recibir sonido. Cuando tienes una buena comprensión sobre los patrones polares de los micrófonos (los tres básicos son cardioide, bidireccional y omnidireccional) tendrás una mejor idea de qué micrófonos utilizar y cómo dirigirlos de manera que se reduzca el ruido de fondo o las reflexiones no deseadas. El micrófono es la herramienta que capta no sólo el sonido de su instrumento, sino también el espacio de grabación. El patrón polar te servirá de guía para que encuentres un mejor equilibrio entre ambos.

Cada micrófono tiene un diafragma, que es un dispositivo delgado que se utiliza para capturar las vibraciones de una onda sonora, para que luego esa energía acústica se convierta en energía eléctrica (que es tu señal de audio). Los diafragmas varían en tamaño y, dependiendo de eso, tendrán diferentes características en sensibilidad, rango de frecuencia, rango dinámico, nivel de ruido propio, etc. Normalmente el micrófono de diafragma grande es el más sensible y tiene una gama estrecha de frecuencias, mientras que el micrófono de diafragma pequeño tiene menor sensibilidad y un rango de frecuencias más amplio.

Los dos micrófonos más populares hoy en día son el de condensador y el dinámico. La diferencia más importante entre los dos es que el micrófono de condensador es bueno para grabar cualquier instrumento, siempre y cuando la presión del nivel de sonido no sea demasiado fuerte (guitarras, cuerda, pianos, etc.) y el micrófono dinámico es mejor para grabar un sonido alto (tambores, percusión, etc.), pero también puede ser útil y sonar muy bien en situaciones de baja presión de grabación. Cada micrófono da una personalidad diferente a una grabación. Por ejemplo, a veces quieres situar una guitarra acústica suavemente en pleno fondo de la mezcla, como una textura rítmica, y otras veces querrás una guitarra acústica al frente de la mezcla como solo. En el proceso de grabación de cualquiera de estas piezas de guitarra tienes que probar diferentes micrófonos y posicionamientos diferentes.No quieres que toda la creatividad del sonido de tus instrumentos se cree en la postproducción, intenta que se origine en vivo y así sonará más natural en la mezcla.

Posicionamiento del micrófono

La colocación del micro implica comprensión de la variedad de fuentes de sonido que vienen de tu instrumento y su relación con el entorno en el que estas grabando. Hay muchas formas de poner el micro en cualquier instrumento, dependiendo de cómo quieres que suene. Aquí hay algunos ejemplos básicos de colocación de micrófono para varios instrumentos acústicos.

Piano: Un micrófono en las cuerdas bajas y otro en las cuerdas altas. Cuanto más alejado de las cuerdas, más espacio captará pero también más amplia será la onda sonora procedente del piano. También debes experimentar con la tapa del piano abierta y cerrada.

Guitarra: Apunta un pequeño micrófono de diafragma estrecho en el 12º traste a unos 20 cm de distancia y otro micrófono de diafragma más grande en el puente a unos 30 cm. Ajusta las posiciones de los micrós durante la reproducción y escucha en los auriculares hasta que encuentres el sonido que mejor queda. Consejo: no uses nunca una camisa con botones cuando grabes guitarras acústicas, pueden golpear y chocar con la guitarra mientras estás grabando y es posible que no lo notes hasta escucharlo más tarde, después de haber tocado hasta dejarte los dedos intentando obtener esa toma.

Batería: Coloca dos micrófonos de condensador de diafragma pequeño unos dos metros por encima del kit de batería, cada uno en un ángulo de 45 grados, en un soporte de micrófono estéreo XY. Ajusta la altura. Al grabar cajas con parte superior (dinámico) y parte inferior (de condensador de diafragma pequeño) asegúrate de experimentar con la altura y la orientación, así como de invertir la fase del micrófono inferior para que los dos no se anulen mutuamente cuando los reproduzcas juntos en tu pista. Para los pedales y los toms utiliza micrófonos de batería dinámicos.

La calidad de la señal

Cuando los músicos grababan en analógico, trataban de saturar la señal para no oír el siseo y el zumbido del equipo. Cuanto más saturado mejor sonaba, porque la saturación de la cinta es una compresión natural que da la impresión sutil de sonar cálido. Ahora la mayoría de los músicos graban en digital y todavía quieren conseguir ese sonido cálido, aunque no es posible saturar una señal digital porque sólo vas a conseguir que cree clips, es decir, que suene demasiado saturada y mal. Si estás grabando en digital, creas clips y los puedes ver en tu DAW, ya puedes eliminarlos, porque van a sonar horrible, independientemente de cuánto trabajes en ellos con la automatización y los plug-ins. No querrás grabar con ganancias altas en tu sistema digital pero puedes subirlo en los monitores para que suene saturado en los auriculares mientras tocas. Aún así, la señal de audio real grabada se encontrará en un cómodo término medio.

Recuerda que siempre puedes mejorar la señal en post-producción, pero no puedes cambiar completamente la dirección sin que tu grabación suene mal. Tienes que experimentar con los niveles hasta encontrar la intensidad perfecta y, al mismo tiempo, asegurarte de no grabar un sonido demasiado silencioso. La clave es empujar los niveles de modo que el vúmetro golpee constantemente el 50 % y llegue a picos del 70 %. De esta manera obtendrás una señal de calidad que sonará bien en cualquier mezcla, incluso cuando el volumen se vuelva más fuerte en partes de la interpretación. Asegúrate de que el volumen de entrada es lo más bajo posible en tu interfaz y de empujar el sonido con tu preamplificador y no con el interfaz. De esta manera tu señal será sólida y tu grabación sonará dinámica y completa.

Comparte este artículo en
Newsletter de iMusician

Todo lo que necesitas.
En un solo lugar.

Obtén consejos en torno a obtener éxito como músico, recibe descuentos en distribución musical y también las últimas noticias de iMusician directamente en tu bandeja de entrada. Todo lo que necesitas para crecer en tu carrera musical.

Loading...