Skip to main content

💸NOVEDAD: Reparte tus ganancias fácilmente con Revenue Splits de iMusician💸

Más información AQUÍ
iMusician logo
Todos los artículos del blog

Cómo se hace un remix

  • Martina
  • 02 septiembre 2022, viernes
Comparte esta guía en
How to Remix Meta iMusician logo

El remix se ha hecho más fácil y popular con los avances tecnológicos en la industria musical. Los remixes se han convertido casi en una norma en la música de baile contemporánea, pero también puedes escucharlas en la radio o en los servicios de streaming de música. ¿Quieres remezclar una canción por tu cuenta y buscas consejos eficaces sobre cómo hacerlo? Consulta este artículo.

¿Qué es un remix?

En música, un remix (también una reorquestación) es una canción o pista que ha sido alterada o transformada con respecto a su versión original, añadiendo, omitiendo o cambiando partes de la misma. La versión final de la canción remezclada evoca el original (utiliza partes de la grabación original), pero se ha modificado tanto que se considera una pieza musical nueva e independiente. En otras palabras, el propósito de una remezcla es tomar el material musical de alguien y adoptarlo, alterarlo y recombinarlo para crear algo nuevo. Las canciones pueden ser remezcladas por el propietario o el artista que las grabó, o por algún otro artista.

El nivel y el alcance de la alteración de la canción pueden variar y van desde el simple cambio de los tonos y las estructuras hasta la recreación o reimaginación completa de la armonía, el ritmo y la letra.

what is a remix spanish imusician

La diferencia entre un remix, una versión de una canción, un mashup y una edición

Es importante no confundir un remix con otros tipos de pistas, concretamente, una edición, un mashup y una versión de una canción. Para empezar con la última mencionada, una versión de una canción también se refiere a una nueva versión de una canción previamente grabada, pero tiene que ser realizada por un músico que no sea el compositor o artista original. Y lo que es más importante, a diferencia de una remezcla, una versión de una canción no permite realizar mayores cambios en la canción, en cuanto a los arreglos, el género, la letra o el orden de las letras.

Esto significa que una versión puede considerarse una recreación de una grabación original, mientras que un remix sólo utiliza ciertas partes o elementos de la misma. Por lo tanto, una versión debe compartir una similitud con la versión original en cuanto a la estructura, lo cual es una regla que un remix no necesita seguir. Puedes saber más sobre una versión en nuestra guía sobre qué es una versión y cómo publicarla en Internet.

Aunque es bastante fácil distinguir entre un remix y una versión de una canción, puede resultar más confuso comparar un remix con una edición de una canción o un mashup. La última se refiere a una canción o una composición creada al mezclar dos (o más) canciones existentes en una sola canción, mezclando partes o elementos de ambas (o de todas). A menudo, un productor discográfico o un DJ crea un mashup tomando una pista vocal de una canción y superponiéndola a la pista instrumental de la otra.

El último término, "edición", se utiliza para describir una modificación de un master estéreo final, realizada por motivos de duración, obscenidad (normalmente insultos), tema, forma o instrumentación. Una canción suele editarse, en la mayoría de los casos recortando su duración, con el objetivo de que sea más adecuada para fines de marketing o difusión, como la publicidad o la emisión.

what is a remix spanish imusician

¿Por qué querrías remezclar una canción?

Puede haber muchas razones por las que un músico decida hacer una remezcla de una canción. En general, hacer y publicar una remezcla se considera una de las mejores formas que tienen los DJ y los productores musicales de aumentar su alcance y visibilidad a partir de la popularidad de un éxito ya existente.

Además, como proceso creativo, la remezcla puede tener fines artísticos o, con el objetivo de hacer crecer su base de fans, puede permitir a los músicos utilizar y presentar parte del material de su canción en diferentes conceptos y así dirigirse a diferentes audiencias. Algunos músicos también recurren al remix para mejorar el estado general de su música, ya sea para mejorar la canción en su conjunto, o para mejorar su primera mezcla o demo, normalmente con el fin de establecer un producto profesional, o para aumentar la fidelidad de una canción más antigua, de la que ya no se dispone del master (perdido o dañado).

Sin embargo, lo más frecuente es que una canción se remezcle para adaptarla a un estilo y género musical concreto. Especialmente en el caso de la música electrónica, muchas canciones se alteran, se adaptan y se revisan para que puedan encajar en la cultura y el ambiente de las discotecas o los diversos festivales de música electrónica y de baile. Con la magia de la remezcla, casi cualquier canción puede convertirse en una canción de baile.

Además, la remezcla puede permitir a los músicos crear una conexión especial con otros artistas (especialmente con sus favoritos). Tener la oportunidad de trabajar con los stems de productores experimentados y de éxito no sólo puede mejorar tus habilidades de mezcla y producción, sino que puede darte oportunidades únicas. Por ejemplo, formar parte de un proyecto ajeno o ganar un concurso de remezclas, lo que puede abrirte muchas más puertas, sobre todo a los sellos independientes o a los artistas más grandes de tu sector.

Los 10 mejores consejos para remezclar una canción

Ahora que estás más familiarizado con lo que son las remezclas, podemos echar un vistazo a nuestros 10 mejores consejos que pueden ayudarte a mejorar la remezcla de una canción por tu cuenta.

1. Elige la canción adecuada

Todo el proceso comienza con la búsqueda de una pista para remezclar, por lo que es fundamental encontrar la correcta. El primer elemento importante sobre la canción es lo emocionante que te parece. Si escuchas una canción y piensas en lo mucho que la cambiarías, entonces no es la canción adecuada para ti. La pista que elijas debe emocionarte ya en su versión original. Además, busca una canción que tenga algunos ganchos memorables, sobre todo voces pegadizas, líneas de bajo o pistas de sintetizador.

La popularidad general de la canción en todo el mundo también puede influir. Si tu objetivo es remezclar una canción, lanzarla y distribuirla, una "pista clásica" puede no ser la canción a elegir, ya que puede haber sido remezclada varias veces antes. Tu remezcla puede perderse en mayor o menor medida entre las dos versiones de la canción y puede ser menos rentable de lo que pensabas. Por otro lado, las pistas clásicas son una gran elección si lo que pretendes, como DJ, es conseguir más atención y exposición en el club.

También es importante tener en cuenta el éxito del artista que grabó la canción en lo que respecta a la concesión de licencias maestras. Puedes pedir permiso a cualquiera para utilizar su canción y lo peor que pueden decir es que no. Elegir una canción de un artista que sea más bien pequeño e independiente o que esté por encima de tu nivel de exposición puede aumentar tus posibilidades de conseguir la licencia.

Nota: Hay muchos sitios web que ofrecen muchas oportunidades de remezcla, incluidos los concursos oficiales de remezclas. Entre ellas se encuentran: SKIO Music, Meta Pop, Kreasound, o Spinnin’ Records Contests.

2. Consigue tus stems (material de origen)

Ya hemos mencionado antes los stems en nuestra guía y es que son el activo esencial que necesitas para tu remezcla. Los stems se refieren a una colección agrupada de pistas de audio individuales mezcladas entre sí (como la batería, el bajo, el piano, la guitarra, la voz, etc.) del archivo del proyecto original. La forma más fácil, y legalmente permitida, de conseguir los stems es ponerse en contacto con el artista o con su mánager/sello discográfico y pedirlos. Eso, naturalmente, va acompañado de la compra de una licencia de uso maestro para utilizar comercialmente la pista (hablaremos de esto un poco más adelante).

Si vas a participar en un concurso de remezclas, los stems oficiales se proporcionarán como parte del concurso. A veces, los stems también se filtran en Internet y puedes encontrarlos buscando. Sin embargo, te recomendamos que los obtengas oficialmente del artista.

3. Elige un software de edición (DAW) que te convenga

Una vez elegida la canción y recibidos los stems solicitados, es el momento de elegir el software de edición musical adecuado, también llamado estación de trabajo de audio digital (DAW). Las DAW se refieren a dispositivos electrónicos o softwares de aplicación que permiten a los artistas grabar, editar y producir sus archivos de audio y así crear y pulir una canción completa de principio a fin.

Como hay una gran variedad de DAWs entre los que elegir (todos con un gran número de funciones y efectos), puede ser bastante difícil elegir el que más te convenga. Por lo tanto, puede ser una buena idea probar algunos de ellos. Por ejemplo, Ableton Live, originado en 2001, está considerado como uno de los mejores DAW, así como instrumento para espectáculo para DJs en vivo, pero es bastante costoso y quizás más apropiado para músicos y productores avanzados.

Por otro lado, BandLab, Audacity y GarageBand son estaciones de trabajo de audio digital completamente gratuitas que son perfectas para aquellos que acaban de empezar su viaje de remezcla. Además, Bandlab y GarageBand están disponibles como aplicaciones de escritorio y móviles, con la diferencia de que GarageBand sólo es accesible en dispositivos IOS.

4. Averiguar la tonalidad y los BPM adecuados

Una vez que hayas conseguido los stems, tendrás que investigar la tonalidad y los BPM de la pista que hayas elegido. Si estás trabajando en una remezcla para un concurso, puede ser más fácil, ya que los organizadores del concurso de remezclas te proporcionarán esa información. Si se trata de un proyecto en solitario, puede que nos lleve algún tiempo averiguarlo por nuestra cuenta.

Aunque no es necesariamente imprescindible, conocer la clave de la pista puede agilizar el proceso de remezcla. Te ayudará a encontrar los samples y las progresiones de acordes y a crear melodías que se alineen con el enganche de la canción. Esto, como resultado, evitará que arruines tu mezcla utilizando sonidos y muestras que estén fuera de la tonalidad.

Sitios como TuneBat, AudioKeychain, SongData, SongBMP, o la tienda digital Beatport (dirigida sólo a pistas de subgéneros de música electrónica) son excelentes lugares para encontrar información valiosa sobre las claves y los BPM.

Beatport Key BPM iMusician

5. Crea un plan de acción y organiza tu remezcla

Tener un sentido claro de la dirección de tu remix es esencial para que puedas terminar la mezcla (incluso si te quedas atascado en el camino). Para ello, es importante crear primero un plan de acción general de antemano. Intenta hacer una lluvia de ideas sobre algunos pasos clave que debes seguir antes de empezar con tu remezcla, como por ejemplo: cortar la voz principal en el enganche; eliminar las stems de la guitarra (o añadir un instrumento diferente); etc. El plan pondrá en manifiesto tus intenciones y objetivos generales y podrás consultarlo más adelante en caso de que tengas algún problema con el desarrollo futuro de la canción. Algunos DAW, como Ableton, te permiten añadir tus ideas directamente al proyecto.

También puede ser útil "dibujar" un arreglo de la pista tan pronto como tengas los stems. El arreglo funcionará como una especie de estructura y base. A lo largo del proceso, puedes comparar el arreglo con tu remezcla en desarrollo y ver si realmente te diriges a lo que pretendías originalmente con la pista. Naturalmente, siempre puedes cambiar el arreglo en caso de que la creatividad te lleve a tener nuevas ideas, pero siempre es bueno tener una base sólida cuando se empieza.

6. Elige bien el material

Una vez escritas las ideas y esbozado el arreglo, el siguiente paso es echar un vistazo a las secuencias y decidir qué material vas a utilizar y qué vas a dejar por fuera. No cabe duda de que quieres y necesitas conservar algunas partes y elementos de la canción original. Las partes distintivas, los potentes ganchos instrumentales o las letras importantes y reconocibles pueden ser algunos de los elementos fáciles de conservar.

Sin embargo, la elección de lo que se va a cortar de las secuencias es igual de importante. Puedes destacar las partes más importantes de la mezcla eliminando determinados elementos que puedan distraer demasiado. O, por el contrario, puedes deshacerte de una parte más importante que puede permitir que tu remezcla tome una dirección completamente diferente. Deja que tu creatividad juegue y elige tus materiales con cuidado.

7. Dale al remix tu propio sonido

Una forma de hacer que tu remix destaque sobre las demás es darle tu propio sonido, es decir, utilizar tus sonidos, melodías y elementos característicos. Por eso, siempre es una buena idea crear tu propio paquete o archivo de muestras y sonidos donde puedas guardar todos los sonidos que te hayan gustado especialmente y que hayas utilizado en tus composiciones anteriores. Cualquier melodía única con la que trabajes habitualmente o que hayas utilizado varias veces, como tus percusiones habituales o una línea de bajo característica y efectos de transición, puede convertirse en algo característico de tu música.

Otra forma de hacer brillar tu talento artístico es mostrar tus habilidades, sobre todo para tocar varios instrumentos musicales. No dudes en grabar un solo de piano o guitarra que luego puedas incorporar a tu remezcla. Piensa en las grandes cualidades que tienes como músico e intenta reflejarlas en la pista.

8. No tengas miedo de mantenerlo similar al original

Aunque crear tu propio sonido es a la larga crucial para tu (entera) creación artística, es un objetivo a largo plazo, que puede llevar tiempo y que no debe ser presionado. Por lo tanto, especialmente cuando se trata de remezclas, no debes tener miedo de sonar demasiado parecido a la versión original.

En general, no hay una fórmula para remezclar una canción. Así que, incluso si estás al principio de tu viaje de remezcla y no cambias mucho el arreglo de la canción (por ejemplo, mantienes la misma melodía y la tonalidad, pero cambias el patrón de batería del drop y añades líneas de bajo diferentes), sigue siendo una remezcla válida. Además, incluso los pequeños cambios pueden convertir la mezcla en una melodía enérgica que será genial para bailar en un club.

A continuación, puedes ver una interesante versión de una canción popular: mantiene la misma tonalidad y melodía, pero cambia el ritmo y el drop.

Please accept marketing cookies to view this content.

9. Sé creativo y no dudes en experimentar

Volviendo a nuestros dos puntos anteriores, aunque tengas tus sonidos característicos o, por el contrario, seas un principiante que está desarrollando sus habilidades, siempre hay espacio para ser creativo y experimentar.

Una forma de inspirarse es investigar sobre las remezclas que ya han hecho algunos de tus DJs y productores favoritos. Puedes estudiar los elementos y sonidos presentes en sus pistas e intentar hacer cosas similares por tu cuenta. Esto no sólo te ayudará a desarrollar tus habilidades, sino que también te aportará más ideas que te harán salir de tu zona de confort. Entre las cosas que puedes probar están: dar un giro único a tu mezcla; cortar las voces principales; invertir los sonidos para añadir complejidad; idear diferentes sonidos de percusión; o incluir otra canción del mismo artista.

A continuación, puedes escuchar una versión remezclada de otra canción popular de Calvin Harris featuring Ellie Goulding

Please accept marketing cookies to view this content.

Nota: Si desea presentar la canción de otro artista, es decir, utilizar una muestra de la misma, ten en cuenta que debe solicitar un permiso adicional. Este permiso se te dará en forma de licencia mecánica, que te proporcionará el titular de los derechos de autor de la composición u obra musical.

10. Asegúrate de que tu remix esté bien mezclado y masterizado

Crear un remix impactante es, naturalmente, la clave. Sin embargo, para alcanzar cierta calidad y permitir que tu pista destaque sobre las demás, tienes que mezclar y masterizar tu remix. Esto se aplica especialmente si el remix no se va a enviar a ningún sello y la vas a publicar por tu cuenta. Sin embargo, aunque la remezcla vaya a un sello y, por tanto, se masterice allí con otras remezclas para que tenga un sonido similar, tienes que proporcionarles una mezcla limpia y pulida.

Si no estás seguro de tus habilidades de mezcla y masterización, tienes la opción de enviar tu mezcla a un profesional. Puede ser más costoso, pero puede ayudar a llevar tu remezcla a un nivel diferente, lo que, en consecuencia, puede dar a tu pista más exposición, alcance y flujos, y así generar más ingresos.

Un consejo nuestro: Para masterizar fácilmente tu pista, puedes recurrir a la función de masterización instantánea de iMusician, que es una opción de masterización online de calidad para músicos aficionados e independientes y compañías discográficas. La herramienta Instant Mastering, basada en la IA, utiliza el aprendizaje automático para imitar los mismos procesos y sonidos que utilizan los ingenieros de masterización de los estudios.

Aspectos legales de la remezcla de una canción

Lo complicado de los remixes es que se basan en la propiedad intelectual de otra persona. Eso significa que son un derivado de la obra original - o, como se dice simplemente, una versión alterada o editada de la grabación original de la canción. Por lo tanto, las remezclas están sujetas a derechos de autor, incluso si se utiliza sólo una fracción de segundo de la pista de otra persona. Por lo tanto, si quieres hacer un uso comercial de tu remix, es decir, si quieres compartirla públicamente y ganar dinero con ella, publicarla como pieza musical y/o tocarla en lugares públicos, estás obligado a pedir un permiso de derechos de autor a los titulares de los mismos (o también conocido como "tener la pista autorizada").

Cualquier pista que vayas a remezclar consta tradicionalmente de (al menos) dos derechos de autor: los derechos de la grabación maestra y los derechos de los autores de la canción (o derechos de autor en la composición de la obra musical). Una grabación maestra se refiere a la grabación de sonido original de una canción y el propietario de los derechos maestros es quien financia la grabación, que es un artista independiente o un sello discográfico. La composición de la obra musical, por otro lado, se refiere a la composición de la canción, es decir, la disposición de las notas individuales, las melodías, los acordes y la letra en su orden específico. Los derechos de autor de las canciones suelen estar en manos de los autores, compositores y escritores (o del artista que graba si escribe y/o compone sus canciones por su cuenta), o de la editorial/publicación (o, al menos, gestionada por ella).

Cómo adquirir una licencia maestra de uso

Como ya se ha dicho, una licencia maestra se obtiene de la persona que posee los derechos de autor de la grabación maestra. Por lo tanto, el primer paso para adquirir la licencia sería identificar al propietario del master respectivo; el segundo sería ponerse en contacto con él. Si la canción original procede de un artista bastante importante que ha firmado con una gran discográfica, lo más probable es que el copyright maestro lo tenga la discográfica. Sin embargo, en algunos casos, varias partes pueden compartir la propiedad de la grabación sonora original, incluido el artista grabador. En ese caso, es importante recordar que todos los propietarios del derecho de autor principal deben aprobar la licencia de uso principal. Si la canción es de un artista independiente, éste será el propietario del derecho de autor principal.

Probablemente, la forma más fácil de descubrir quién es el propietario de la grabación sonora es consultar las notas de presentación de la grabación, que en la mayoría de los casos muestran el sello discográfico correspondiente. La mayoría de los sellos discográficos tienen la información de contacto del departamento de licencias en su sitio web. Si no consigues encontrar al propietario a través de las notas de presentación o los créditos, puedes recurrir a numerosas fuentes y bases de datos disponibles para la búsqueda pública. Por ejemplo, la ASCAP es una de las principales organizaciones de derechos de ejecución (PRO) de EE.UU., que tiene una gran base de datos - ASCAP Repertory - con información importante sobre los derechos de composición para que puedas encontrarla. A menudo, también incluyen la información de contacto con los propietarios de los derechos de autor.

ASCAP Repertory Search Heroes David Bowie
David Bowie Heroes Writers Publishers

Al igual que ASCAP, PRS for Music también es una PRO, pero que opera en el Reino Unido y, por lo tanto, proporciona una base de database para buscar los propietarios de los derechos de autor de las canciones registradas en el Reino Unido. Puede encontrar más información sobre otras PRO y lo que hacen en nuestra guía sobre licencias musicales.

Otra fuente de información sobre los propietarios de derechos de autor es la Red ISWC, que proporciona datos relevantes sobre las obras musicales basados en su International Standard Musical Work Code (ISWC). En pocas palabras, el ISWC es un número aprobado internacionalmente que funciona como un identificador único para las obras musicales (similar al ISBN para los libros).

ISWC Network Search

Por último, AllMusic, que es sobre todo un sitio de reseñas musicales, también incluye una sección de créditos para cada lanzamiento en la que se especifica quién es el editor y el sello. Sin embargo, recomendamos explorar las bases de datos de las PROs y de la Oficina de Derechos de Autor, ya que no toda la información proporcionada por AllMusic puede ser necesariamente correcta y/o precisa.


Nota importante: Es esencial recordar que el hecho de no poder encontrar la información sobre los derechos de autor, incluyendo quiénes son los propietarios del master, no significa que ya no sea necesaria una licencia de uso del master para que puedas publicar tu remezcla. En tal caso, puedes utilizar los servicios de empresas que se pueden contratar para buscar la información necesaria o, lo que puede ser menos costoso, elegir otra canción para remezclar. Publicar y distribuir comercialmente una canción de la que no se tiene permiso para hacerlo se considerará, si se detecta, una infracción de los derechos de autor y puede incluso llevarse a los tribunales. En general, conseguir el permiso de un artista pequeño e independiente puede ser bastante fácil, sobre todo en comparación con las grandes discográficas que pueden ser más protectoras de sus obras.

El coso de la licencia de uso maestro

Para adquirir una licencia de uso maestro, es posible que primero se te pida que pagues una tarifa única y fija, que puede oscilar entre decenas y cientos, e incluso miles de dólares. El precio puede depender de la popularidad y el éxito de la canción original y del artista, así como de la negociación entre el licenciatario y los propietarios del master. El precio de la tarifa se establece entonces en el contrato de licencia.

El contrato suele detallar además los términos y condiciones de compensación, crédito, representaciones y garantías. La clave es la tasa de derechos que se generará a partir de la remezcla y que se dividirá entre el propietario de los derechos de autor y los remezcladores (es decir, tú). Al igual que la tarifa plana, los derechos de autor también deben negociarse entre las dos partes y figurar en el acuerdo de uso principal.

Beneficios de obtener un permiso

Como hemos mencionado antes, solicitar un permiso para poder lanzar y distribuir tu remezcla es una necesidad absoluta y no hacerlo se tomará como una infracción de los derechos de autor (y puede ser retirado de donde lo hayas publicado). En tal caso, tu remezcla se considerará una grabación pirata, lo que significa que no ha sido publicada oficialmente bajo una autoridad legal. Cuando se trata de vender música, el pirateo es ilegal. En cambio, si adquieres una licencia, harás que tu remezcla sea vendible, lo que significa que podrás publicarla, difundirla, compartirla a través de tus cuentas y, lo más importante, monetizarla; todo ello de forma legal.

Ponerse en contacto con los propietarios de los derechos de autor y recibir su permiso puede significar también que se le proporcionen los stems de la canción original. Los stems se refieren a una colección agrupada de pistas de audio individuales mezcladas entre sí (como la batería, el bajo, el piano, la guitarra, la voz, etc.) del archivo del proyecto original. Como ya hemos dicho, los stems son una parte crucial de tu proceso de remezcla y tenerlos proporcionados directamente por el artista original puede ciertamente simplificar toda la experiencia.

Ejecutar un remix en vivo en un lugar público

Aunque recibas el permiso de los respectivos propietarios de los derechos de autor para publicar tu remezcla, esto no te permite interpretarla en directo en lugares públicos. Para ello, es necesario obtener otro permiso, la licencia de ejecución pública. Por suerte, la responsabilidad de obtener el permiso y de pagar los derechos de ejecución suele recaer en el local, por ejemplo, un club, un bar o un evento, el propietario o el operador.

Sin embargo, te recomendamos que compruebes la situación de los derechos de ejecución con las personas responsables antes de tu actuación. Realizar la remezcla a cambio de dinero sin tener el permiso oficial para hacerlo es, una vez más, ilegal y supone exponerse al riesgo de ser demandado por infracción (lo que puede ser muy, muy costoso).

Conclusión

Las remezclas, que empezaron a ser muy demandadas en los años 80, se han convertido en una parte esencial de la industria de la música electrónica debido a los avances y el desarrollo tecnológico. Por lo tanto, en esta guía hemos enumerado los 10 mejores consejos que pueden ayudarte a crear tus propias remezclas y a mejorar tus habilidades en general.

Si decides que te interesa más hacer un cover de la canción de otra persona, consulta nuestra guía sobre cómo hacer un cover de una canción. Además, para aquellos que estén interesados en general en la música electrónica, podemos tener algún contenido atractivo para ti en nuestra guía sobre el desarrollo de la música electrónica y sus géneros.

¿Todo listo para lanzar tu música?

Distribuye tu música a la gama más amplia de pataformas de streaming y descarga de todo el mundo.

Empieza ahora
Share Post:
Comparte esta guía en
Newsletter de iMusician

Todo lo que necesitas.
En un solo lugar.

Obtén consejos en torno a obtener éxito como músico, recibe descuentos en distribución musical y también las últimas noticias de iMusician directamente en tu bandeja de entrada. Todo lo que necesitas para crecer en tu carrera musical.

Loading...